Información

Noticia Versión ampliada Imprimir noticia Enviar noticia por mail
Volver
21/10/2020La Nacion
Cuentas en rojo. Se volvió a disparar el gasto del Estado en septiembre: subió 71,6%
El ritmo de aumento del déficit fiscal se volvió a acelerar en septiembre, producto principalmente del mayor incremento del gasto, por el alza en subsidios económicos y transferencias a las provincias.

 

Esto derivó en que el resultado primario del sector público nacional sea un rojo de $167.182 millones que, sumado el pago de los intereses de la deuda ($44.839 millones), arroja un resultado total de $212.020 millones. En lo que va del año, el déficit es de 4,8% del PBI.

En concreto, en septiembre, los ingresos totales ascendieron a $445.625 millones (con una suba 34,3%), mientras que los gastos se incrementaron a $612.806 millones (crecimiento interanual de 71,6%).

"Otra vez el gasto primario más que duplicó la tasa de crecimiento de los ingresos. La desaceleración del déficit primario de agosto fue transitoria, ya que en septiembre volvió a crecer al ritmo de los meses previos. Ya estamos casi en 5 puntos de rojo primario y entramos en el peor trimestre", indicó Gabriel Caamaño, economista de la consultora Ledesma.

"El gasto público creció 22% en términos real, lo cual es un montón, pero la Argentina hoy no puede ajustar. El Gobierno tendrá que dar señales de ajuste hacia adelante. La noticia fue que lo que más subió fueron los subsidios económicos, como consecuencia del congelamiento tarifario. Lo paradójico es que el Gobierno tiene muchísimas chances de dar una señal de consistencia fiscal justamente modificando estos subsidios en el presupuesto 2021, porque asume que la demanda pagará un 43% del costo; el resto lo financia el Estado", dijo, por su parte, el economista Juan Ignacio Paolicchi, del Estudio EcoGo.

"El Gobierno debería dar una señal fiscal de ese lado para revertir expectativas y que deje de haber presión sobre el tipo de cambio CCL y sobre las reservas del Banco Central, dada la cantidad de pesos que hubo que emitir y que, si sigue así, tendrá que emitir en 2021", agregó.

En detalle, el gasto en subsidios energéticos alcanzó los $57.350 millones, con un alza de 327,5% interanual. "Esto respondió casi en su totalidad a la asistencia financiera a Cammesa [la compañía con control estatal encargada del despacho de energía] en el marco del congelamiento transitorio de tarifas eléctricas dispuesto por el Ejecutivo Nacional para amortiguar los efectos nocivos de la crisis sanitaria y económica sobre la economía de las familias", explicaron en el Ministerio de Economía.

Las transferencias corrientes, en tanto, registraron un incremento interanual de $183.304 millones (188,3%), de los cuales $151.312 millones fueron percibidos por el sector privado. "Este incremento estuvo explicado significativamente por las erogaciones extraordinarias en concepto del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que ascienden a cerca de $71.500 millones. Por su parte, el incremento del monto destinado al Programa Alimentar y el apoyo a comedores escolares fue de casi $12.200 millones", indicaron.

Respecto a las transferencias al sector público (170%), aquellas con destino en las provincias registraron un incremento de $20.379,3 millones (266,9%). "Este impulso estuvo explicado por mayores Aportes del Tesoro Nacional por alrededor de $6900 millones, convenios de asistencia financiera entre el Estado Nacional y provincias por $4000 millones, asistencia vía el Programa Sumar por $3300 millones, vía financiamiento de cajas previsionales por $1700 millones y la asistencia al Fondo Nacional de Incentivo Docente, por casi $1400 millones", detallaron en la cartera que conduce Martín Guzmán.

Por último, el gasto de capital -para inversiones de infraestructura- registró un crecimiento interanual de $6298 millones (22,5%). "Los gastos en materia de agua potable y alcantarillado subieron $8594,2 millones (+548,7%) respecto al mismo mes del año pasado, explicado por el incremento en la asistencia a la empresa AySA ($8160,2 millones) para la realización de obras de agua y alcantarillado. A este le siguió el gasto destinado a obras de energía, que registró un incremento interanual de $1779,3 millones (118%)", comentaron.

Por el lado de los ingresos, los aportes tributarios crecieron 45,2%. Dentro de los tributos con mayor impulso, resaltan los derechos de exportación ($14.365,2 millones; 47,5%), el impuesto a las ganancias ($12.670,9 millones; 47,4%) y Bienes Personales ($8628,9 millones; 1862,5%). Por su parte, si bien el IVA (neto de reintegros) y el impuesto a los débitos y créditos aun registran variaciones interanuales por debajo de la inflación (19,5% y 28,1%, respectivamente), ambos muestran una aceleración en los últimos dos meses.

Respecto a las rentas de la propiedad, éstas registraron una caída de 10% interanual, explicado mayormente por una merma en las rentas de la Anses a raíz de la suspensión del pago de cuotas de créditos otorgados con el objeto de morigerar los efectos de la crisis sanitaria y económica sobre las familias. A su vez, los recursos de capital mostraron una caída de 23,3% interanual por menores recursos disponibles de la Anses para el financiamiento del programa de Reparación Histórica.

Volver