Información

Noticia Versión ampliada Imprimir noticia Enviar noticia por mail
Volver
28/02/2024La Nacion
Objetivo: el Gobierno de Milei busca reflotar una discusión sobre el cambio del sistema de comercialización de la carne
Según pudo saber LA NACION, aunque no hay un plazo se apuntaría a reabrir el debate para pasar desde los frigoríficos de la media res al troceo para facilitar el traslado y la distribución

 

El Gobierno buscaría reabrir el debate sobre la comercialización de la carne vacuna desde los frigoríficos al sector minorista para que se pase de la media res a la venta en trozos. Desde el gobierno anterior está en vigencia en lo formal una resolución que dispuso la comercialización en trozos de 32 kilos, pero no se hizo efectiva la aplicación. La intención oficial es que se retome la discusión sobre el tema, aunque no hay precisiones sobre fechas o la forma para hacerlo.

Se trata de una medida que el año pasado generó una fuerte controversia en la cadena de la comercialización de la carne, dando lugar a una serie de cambios y modificaciones en la resolución original. Quienes expresaron su oposición, como los matarifes, argumentaban que no estaban dadas las condiciones para esta medida, ya que supondría mayores costos y supuestos problemas de seguridad. No obstante, sugerían que estos inconvenientes podían resolverse con la implementación de medios mecánicos para evitar que los trabajadores carguen pesos superiores a 32 kilos.

Por otro lado, los exportadores celebraban la medida, destacando sus beneficios en términos de seguridad sanitaria y bienestar laboral. Señalaban que la distribución en trozos individuales evitaría la contaminación de la carne durante su transporte y descarga, además de aliviar la carga física de los trabajadores.

La fecha de implementación del troceo era, luego de otras prórrogas, el 1° de noviembre de 2022, pero luego del anuncio de medidas de fuerza de frigoríficos y matarifes del consumo interno y una fuerte presión del sector, el Gobierno de Alberto Fernández decidió prorrogarlo hasta el 15 de enero de 2023. Entró en vigor pero no se hizo efectiva la aplicación.

En ese marco hubo reuniones de una Mesa Técnica con las provincias donde la Secretaría de Agricultura ratificó la decisión de modificar la medida. Se iba permitir seguir comercializando trozos de más de 32 kilos, pero para manipularlos se tendrán que implementar medios mecánicos. De esta manera, los trabajadores dejarían de cargar las medias reses en sus hombros durante el traslado.

A pesar de que desde el Gobierno de Alberto Fernández siempre se aseguraba que “la resolución [con los cambios] va a salir”, esto nunca ocurrió.

Leonardo Rafael, presidente de la Cámara Argentina de Matarifes y Abastecedores (Camya), señaló que, según lo manifestado por el gobierno actual en encuentros mantenidos y en los debates sobre el tema, los funcionarios transmitieron que “entienden que hoy el troceo es imposible”. Rafael dijo: “Falta primero adecuar las plantas, tal como veníamos expresando desde un principio”.

Criticó al Gobierno anterior al afirmar que “tomaron una medida desde un escritorio, desconociendo cómo estaba realmente la industria y si estaba preparada para llevarla a cabo, especialmente la parte de logística y distribución que se encuentra en condiciones más precarias que la propia industria”. Según afirmó, con esta modificación “en lugar de beneficiar a la actividad se la perjudicaba aún más”.

Para Rafael, esta medida seguramente será considerada en el futuro, pero antes se debe “buscar un estándar único en las plantas, lo cual está muy lejos de poder implementarse en este momento”.

Ayer, representantes del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC) se reunieron con el ministro de Economía, Luis Caputo, y el secretario General de Coordinación, Juan Pazo. Según dijeron a este medio, uno de los temas que se planteó fue la necesidad de que se modernice el sistema de comercialización y que se vaya hacia un sistema de troceo.

Entre los puntos que siempre defendieron lose exportadores sobre esta medida es que se va a garantizar una mayor seguridad sanitaria, ya que “evita que la carne se arrastre por superficies como el piso del camión o las paredes de la carnicería al realizar la descarga en el punto de venta”. Para el sector exportador, para el consumidor habrá “importantes avances en materia de sanidad e inocuidad”.

También hicieron hincapié en que esta medida cuida la salud de los trabajadores, quienes “dejarán de cargar sobre sus espaldas las medias reses que pesan de 80 a 120 kilos”.

Pilar Vazquez

Volver